3 heladerías para derretirse

El verano empezó en la ciudad, y estas temperaturas piden tentaciones frías. Acá te recomendamos dos novedades y un clásico que sólo abre en temporada para que sacies tu deseo con helado artesanal, de consistencia tan suave que empieza a derretirse en unos minutos de contacto con el aire porteño

 

 Pistaccio a la sombra de los sauces

En la arbolada y majestuosa Avenida Naón, en Belgrano R, se encuentra Cimino R: sin pretensiones estéticas, a simple vista parece un cafecito como muchos otros, pero esconde un secreto: sus gelatos de textura suave (¡hasta los gustos al agua!) y sabores poco convencionales. Si bien las opciones son pocas la elección se hace difícil: mascarpone con higos, pistaccio, gianduia, limón con albahaca y jengibre, sambayón con sésamo garrapiñado, pera caramel y té chai son algunas. Recomiendo probar el pistaccio, ya que es la única heladería de la ciudad que lo elabora sin ninguna esencia de por medio, a la italiana… Este año los maestros pasteleros y heladeros de Cimino fueron invitados a realizar una capacitación en helados artesanales en la Carpigiani Gelato University de Bologna, y se nota el toque tano en lo poco empalagoso del sabor y en las texturas suaves ideales para tomarlo a lengüetazos.

El cucurucho cuesta $80. También hay paletas heladas con formitas para los aniñados, pastelería sofisticada y buena cafetería para los aseñorados. Tienen una sucursal en el Mercado Belgrano, con menos opciones de sabores pero la misma calidad.

Cimino R queda en Dr. Rómulo Naón 2186. Teléfono: 4546-0295. Abre de martes a viernes de 14 a 00:30, sábados desde las 11 y domingos de 11 a 21:30.

Y en el Mercado Belgrano: Juramento 2527, puestos 24/25. Teléfono: 4787-5698. Abre de lunes a viernes de 9 a 13 y de 16:30 a 20:30 y sábados de 10 a 20.

 

Cinnamon Crunch en un patio palermitano

Si bien Guilab ya lo había implementado en su food truck, The Creme Lab es el primer local que utiliza esta técnica de elaboración de helados: nitrógeno líquido (a -196ºC) que al entrar en contacto con la preparación de crema aumenta su temperatura, se vuelve gaseoso y le da un golpe frío instantáneo. Vos elegís el sabor, y te lo preparan en el momento a la vista. Una asiática y un cordobés tuvieron la buena idea,  y los sabores tienen esta fusión: van desde el argentino dulce de leche, pasando por Norteamérica con el Cinnamon Crunch (canela, galletas de chocolate y caramelo) hasta llegar a Japón con el matcha latte. El olor a waffle de vainilla invade el local, por eso es probable que te tientes y pidas el Hong Kong Waffle con bocha de helado (una bocha $140, dos bochas $185). Si no, el vaso de un gusto sale $65 y el de dos $95.

Ofrecen además café de especialidad (el mismo que sirven en Felix Felicis y Co.), té matcha con leche (frío o caliente) y pastelería caserita con opciones como cinnamon roll. El patio trasero con plantitas y deck de madera es muy agradable para tardes de verano.

The Creme Lab queda en El Salvador 4872. Teléfono: 2757-6729. Abre de domingo a jueves de 11 a 23 y viernes y sábados hasta la 1.

 

Higos al malbec frente a una plaza con historia

Florencia es una ciudad en Italia, pero para los porteños es una de las mejores heladerías, un clásico frente al parque Lezama. Parte de su mística es abrir sólo en temporada primavera-verano, como hacían hace unos años todas las heladerías de la ciudad, cuando no existía el delivery ni el helado en invierno. Es tan tradicional como el barrio de San Telmo: elaboran el producto in situ hace más de 30 años. Su dueño, Aldo Agustino, empieza a limpiar a principios de septiembre y cuando termina (entre el 18 y el 22) comienza la producción y abre las puertas. Nunca está del mejor humor, pero los helados valen la visita. Recomiendo ir a lo clásico: higos al malbec, banana split, sambayón, chocolate suizo o el mítico dulce de leche. El de mango es el favorito entre los frutales. Después podés optar entre sentarte en uno de los bancos de la puerta, mirando la gente pasar, o cargar el imponente cucurucho ($70) hasta la plaza. No hay con qué darle a los clásicos.

Florencia queda en Defensa 1501, esquina Brasil. Teléfono: 4307-6407. Abre primavera y verano, todos los días de 14 a 00.

 

Precios de diciembre de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *