Desenchufarse en Areco

San Antonio de Areco es una de las ciudades más antiguas de la provincia de Buenos Aires: viejas pulperías con paredes carcomidas por la humedad, gauchos de mirada altanera, platerías, una chocolatería tradicional y talabarterías a sólo unas cuadras de extensos campos en los que pastan vacas y corren caballos y liebres al ritmo del canto de los pájaros y del grillido de los grillos. Aquí, 5 recomendaciones para que te escapes a la pampa y te relajes unos días (un fin de semana es más que suficiente)

1 Si vas en auto, el tiempo de viaje es de aproximadamente 1 hora y media. Hay que tomar la Panamericana y doblar en la Ruta Nacional Nº9. Luego doblar en la segunda bifurcación a la izquierda (Acceso Norte), para llegar a la Ruta Nacional Nº8. Continuar por esta ruta hasta el Km. 113. La Ruta Nacional Nº8 está con arreglos hace un año, lo que puede provocar demoras y desvíos pasando Pilar. Para ir en micro, desde Retiro hay varias empresas que tienen flotas que van a Areco diariamente, en distintos horarios. El viaje dura 2 horas.

2 Chequeá el pronóstico del tiempo, sobre todo si vas a ir a una estancia o a una casa alejada de la ciudad por camino de barro. Si llueve, los caminos de barro se inundan y sólo una 4×4 o un camión con un conductor experimentado pueden salir o entrar.

3 Disfrutá de una picada o unas empanadas, tomando una cerveza, un vino o un vermut en una esquina histórica. Una opción es el pintoresco Boliche de Bessonart (calles Segundo Sombra y Zapiola), que por las noches se llena de gente joven.  Otra opción cercana, también muy tradicional, es El Tokio (calles Arellano y Segundo Sombra), frente a la plaza, dónde también hay comidas tradicionales y sándwiches. Ambos abren desde la mañana hasta la madrugada.

3 Cená unas pastas caseras en El Ancla, restaurant clásico de las familias “arequeras”. Aquí te vas a encontrar a los vecinos. Está un poco alejado del centro, pero el ágil servicio (en menos de 10 minutos te traen el pedido), las porciones abundantes, los buenos precios, el pan con manteca y la autenticidad lo valen. Queda en Av. Dr. Durán 570 y abre de viernes a domingos de 20 a 00hs.

4 Alojate en una casa de campo o una estancia alejada de la ciudad, en contacto con la inmensidad pampeana. Si vas en auto, chequeá el pronóstico para no quedarte varado en un camino de tierra. Y si no, hay algunos alojamientos en los que existe la opción de que te pasen a buscar por el centro para llevarte. Raucho Eco Gust House es una casa en el medio del campo, a 10km. de Areco, transformada en posada sustentable (energía solar). Tiene 3 habitaciones muy lindas y cómodas, dos galerías, desayuno incluido, almuerzos y cenas muy ricos con un costo 8de $90 a $200), opción de hacer cabalgatas, y unos muy buenos anfitriones: Mercedes y Mateo saben cómo mantener cálido y ordenado el ambiente. Abren desde agosto hasta marzo inclusive.  https://www.rauchoecoguesthouse.com.ar/

5 Comprá alfajores para llevar y para comer ahí en La Olla de Cobre, una chocolatería tradicional en la que se respira olor a cacao incluso a una cuadra de distancia. Muchos les adjudican el puesto de mejor alfajor de Argentina. Queda en Matheu 433 y abre los lunes de 10 a 13 y de miércoles a domingos de 10 a 13 y de 14:30 a 19:30.

Mirá las estrellas en los días despejados, y los atardeceres diversos que sólo el campo puede ofrecer. Acá no existen puestas del sol aburridas, siempre son distintas. Dependen de la humedad, del sol, de la disposición de las nubes, de la fuerza y dirección del viento y, más que nada, del observador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *