Fuudis: Para comerte mejor…

Por Virginia Salazar
(Buenos Aires) La cita era a las 20.45 de un miércoles frío en una esquina de Palermo. Uno a uno, fueron cayendo los comensales, todos desconocidos entre sí, con quienes compartiría la experiencia propuesta por Fuudis, el emprendimiento socio gastronómico que iniciaron las amigas Anne (australiana) y Marina (argentina) en agosto de 2011. “Creamos experiencias para que pueda disfrutar de la comida en ámbitos fuera de lo común, uniendo la gastronomía y el arte en nuevos espacios creativos”, así es como definen al proyecto las jóvenes emprendedoras en su página (fuudis.com), y la idea suena tentadora. Unas tres o cuatro noches al mes, las chicas organizan un tour gastronómico por tres restaurantes cercanos, ubicados en una zona determinada de la ciudad. El proyecto es una más de las nuevas tendencias que mezclan el encuentro grupal con una propuesta gastronómica o de salidas nocturnas.
“Se nos ocurrió la idea porque a nosotras nos gustaba mucho salir a comer y compartir un buen momento. Entonces, pensamos que teníamos que hacer algo así para la gente. Después de ver lo que se estaba haciendo en otros países, decidimos empezar a hablar con los dueños de los restaurantes”. Y en esas charlas iniciales, el Museo Evita (Lafinur 2988) fue el primero en abrirles las puertas. “El primer tour fue por Palermo Botánico, el mismo que estamos haciendo hoy, y recuerdo que aquella vez convocamos a periodistas, amigos y conocidos”.
El “boca en boca” fue la mejor forma de hacerse conocidas, y a esto se sumó el armado de la página y la presencia en Twitter y Facebook. El éxito no tardó en llegar y, con ello, nuevos circuitos se sumaron: Palermo Hollywood, Palermo Botánico, San Telmo, Villa Crespo, Recoleta, Belgrano y el reciente Barrio Chino son los barrios elegidos para pasar una noche diferente. “Hasta ahora hicimos casi veinte cenas, y mucha gente repite la experiencia. Por eso, creamos un sistema de clientes vip, que reciben descuentos y otros beneficios a medida que vienen a más cenas”, cuenta Anne, y agrega que el punto de encuentro es una esquina y no el primer restaurante, “para que entremos todos juntos al lugar y descubramos la experiencia a la vez”.
Aquella cita en una esquina de Palermo Botánico fue el punto de encuentro de gente muy diferente entre sí, pero con ganas de vivir la misma experiencia: una chica de San Francisco, otra de Belo Horizonte, tres jóvenes porteños y tres amigas, también porteñas, fueron los participantes de esa noche. En Guido (Cerviño 3943) nos recibieron con una degustación de aperitivos y un sinfín de platitos. No faltó ninguno de los antipasti típicamente italianos, desde chorizo a la pomarola, muzarella de bufala y hongos salteados a mortadela con pistacho y berenjenas. Y el vino empezó a correr. Tras 45 minutos de charla y buen vivir, a pocas cuadras nos esperaba el Museo Evita, un elegante caserón que funciona como museo y restaurante. El plato elegido por su chef fue osobuco con spaetzles de espinaca, una delicia gourmet única, acompañada por vino, una vez más. Cuando nos retiramos de allí, caminamos hasta la última parada, Jauja (Cerviño 3901), una heladería de origen patagónico, donde nos agasajaron con todo tipo de helados de los gustos más extraños, como limón con jengibre, café con chocolate y cassis. Y para terminar, un café con chocolate. Para Fuudis y para nosotros, tarea más que cumplida. “Está bueno porque uno conoce gente y la pasa bien, comimos rico y nos divertimos”, dijo Erni; “Es muy estimulante desde lo cultural, ya estoy pensando en sumarme al próximo circuito”, agregó Andrea, su amiga, fanática de la gastronomía.
Además de estas cenas, Fuudis organiza otras, pero temáticas. “Son diferentes, incluyen varios pasos y algún show. Hasta ahora hicimos una de comida amarilla, otra de noche de gala y, otra, de Día de los Muertos”, sintetizó Anne.
Para más información sobre las cenas, ingresá en fuudis.com o facebook.com/Fuudis o  seguilos en @Fuudis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *