Medianoche en París. Siguiendo a Woody Allen

Por Virginia Salazar

(París) Woody Allen homenajea a la siempre eterna capital francesa en Medianoche en París, que está nominada al Oscar en cuatro categorías, incluida la de Mejor Película. La historia se centra, inicialmente, en el viaje a París que realiza la pareja de Gil (Owen Wilson) e Inez (Rachel McAdams), quienes emprenden unas mini vacaciones antes del tan planeado casamiento. Con ellos también viajan los padres de Inez, quienes desprecian las ínfulas de Gil de convertirse en novelista y apoyan a Inez en la decisión de establecerse definitivamente en los Estados Unidos. Inez, además, ignora y desestima los deseos de Gil y solo desea que su prometido siga ganándose la vida como lo ha hecho hasta ahora: escribiendo guiones de películas comerciales y malas. Pero la voz de sus deseos parece ser más fuerte, y Gil resulta abstraído por la belleza y riqueza de esos sueños que cada noche parecen hacerse realidad, al menos, para él. Y que lo llevan a conocer a “monstruos” de la Belle Epoque, como Hemingway, Dalí, Buñuel, Scott Fitzgerald y Monet, entre otros. No conviene contar más detalles y sí invitar al espectador a apreciar una de las últimas joyitas de Allen, que evoca una época en la cual, seguro, le habría gustado vivir al autor y que nos hace reflexionar sobre la frase “no hay nostalgia peor, que añorar lo que nunca jamás sucedió”.

5 rincones parisinos de Medianoche en París:
– Palacio de Versailles: La primera vez que aparecen en escena el palacio y sus jardines es durante un paseo que dan Gil, Inez y Paul, el “amigo” insufrible de Inez. Es, justamente, Inez quien hace alusión a Gil y a ese tipo de personas “que creen que serían más felices viviendo en tiempos pasados”. Hacia el final del filme, un presunto Luis XIV o XV es encontrado por un intruso en pleno escarceo amoroso con su amante en el interior del palacio.
– Museo Rodin: La lucha de egos masculina entra en juego en el jardín del museo que homenajea la obra del gran escultor, cuando se suscita la discusión entre Paul, Gil y la guía del museo, una sobria Carla Bruni, acerca de quién era la esposa y quién era la amante de Rodin, si Camile o Rose. El que gana la pulseada ante la tozudez de Paul, para sorpresa de Inez, es Gil en esta oportunidad. 79 rue de Varenne.
– Parroquia de Saint- Etienne-du-Mont: En los escalones de esta iglesia que se encuentra junto al Panteón, el protagonista se sienta cada noche para esperar la ansiada llegada del antiguo Peugeot que lo transporta en el tiempo. Dentro de esta iglesia descansan los restos de Blaise Pascal y Jean Racine. Place Sainte-Geneviève.
– Le Grand Vefour: El más lujoso y suntuoso de los restaurantes parisinos, donde comieron Balzac, Victor Hugo y Jean Cocteau, entre otros ilustres personajes históricos, es el lugar elegido por Woody Allen para ambientar una cena entre la joven pareja protagonista y los padres de Inez. En medio de una discusión, hace su aparición en escena Paul, el amigo de Inez, al que hubieran elegido sus padres como modelo de esposo. 17 rue du Beaujolais.
– Le Polidor: la “fiesta” cultural y sin fin que Gil vive noche a noche lo lleva hasta Le Polidor, el restaurante donde el escritor conoce a Hemingway y se gana la oportunidad única de darle a leer el manuscrito de su obra. Para ver una y otra vez la expresión de Gil cuando se entera que está frente a uno de sus ídolos literarios. 41 rue Monsieur le Prince.

más información en Guía Mapa de París

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *